Motivos por los que tenemos miedo a invertir

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Motivos por los que tenemos miedo al operar

Hoy hablaremos de los motivos por los que muchos tenemos miedo al operar con opciones binarias, o en cualquier otro instrumento de inversión. Y es que el miedo es una emoción que puede poner en peligro nuestras inversiones, y la cual por desgracia muchas veces nos resulta muy difícil, y en ocasiones casi imposible, de controlar.

Pero no te preocupes porque si es esto lo que te ocurre quiero que sepas que no eres el único. Hay muchas otras personas que tienen miedo al operar, y es que hay muchas razones por las que uno puede manifestar este temor.

Glosario del contenido del artículo:

Durante el siguiente post trataremos sobre los motivos más habituales por los que muchos operadores tienen miedo al operar. Y además, también te ayudaremos dándote razones por las que no deberías tener miedo, y que puedas disfrutar por fin de las opciones binarias.

Miedo a perder el dinero

Uno de los miedos más frecuentes que manifiestan muchos de los traders, sobre todo cuando se están iniciando en el trading con opciones, es el miedo a perder su dinero. Cómo es normal sí uno decide invertir su dinero es para darle rendimiento, y no para perderlo precisamente.

El miedo a perder el dinero es natural, pues cómo es lógico nadie quiere que sufrir pérdidas. Pero es que las pérdidas forman parte de las inversiones, ya que al igual que se puede ganar también se puede perder. Cuando uno decide operar debe ser consciente de los riesgos que implica el comercio, en este caso, con opciones binarias.

Aunque ya hemos dicho que se trata de una emoción que se manifiesta sin más, sería absurdo tener miedo a invertir simplemente por el hecho de perder. Cómo toda inversión, las negociaciones con opciones binarias plantean un riesgo, pero también hay que pensar en que esto es a lo que tendremos que exponer nuestro capital por conseguir unos beneficios.

En las opciones binarias los retornos son fijos y la rentabilidad muy alta. Las operaciones a corto plazo nos permiten generar beneficios casi inmediatos, y evidentemente todo esto no iba a estar exento de riesgos. En las operaciones binarias no hay garantías, así que tener miedo a perder el dinero es una sensación que deberíamos quitarnos de la cabeza.

El miedo a perder el dinero no puede ser un motivo para no operar, pues sí tenemos miedo a perder el dinero muy probablemente acabe ocurriendo. La posibilidad de pérdida está ahí, pero debes ser tú quien actué de tal forma que consigas aumentar tus opciones de tener éxito y que el riesgo de pérdida quede reducido al mínimo.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Así podrás operar con más confianza y no tener este miedo que en realidad sólo conseguiría hacerte fracasar desde el minuto uno.

Miedo al riesgo

Y digo yo, ¿quién no tiene miedo al riesgo? Cómo ya hemos dicho en el anterior apartado el riesgo es algo que está presente en todas las inversiones. Independiente del instrumento de inversión que elijamos siempre tendremos que contar con la exposición al riesgo. Esto es así.

No puedes tener miedo al operar por el riesgo que implican las operaciones, porque el miedo al riesgo solo hará que te expongas aún más a dicho riesgo. Por otro lado, es importante que tengas claro que aunque el riesgo esté ahí siempre podrás hacer algo para que éste sea menor.

Hay muchas estrategias que se pueden utilizar para reducir los riesgos, y siempre tendrás a tu alcance estrategias de cobertura y otras herramientas que te ayuden a minimizar las pérdidas, en caso de sufrirlas. Y creo que esto debería tranquilizarte.

Asimismo, añadir que el miedo al riesgo puede ser un motivo que te paralice y que te impida reaccionar a tiempo para salvar tus inversiones. Así que mi consejo es que no tengas miedo al riesgo, porque es algo natural en el mundo de las inversiones.

Además, piensa que quien no arriesga no gana. Puede que esto te haga sentir un poco mejor.

Miedo a equivocarse

Por otro lado, hay quienes presentan una preocupación excesiva por el miedo a equivocarse. Esto ocurre sobre todo a los operadores principiantes, pues al tener menos experiencia en las negociaciones viven con el miedo de tomar las decisiones equivocadas e incurrir en pérdidas.

Sí te falta capacitación probablemente te equivoques, así que deberías estar asustado pues apenas estarás empezando y ya acumularás pérdidas que te hubiera gustado evitar. Sí bien equivocarse es humano el miedo a que esto ocurra no te hará ningún favor.

En el comercio con opciones binarias el objetivo es acertar la dirección de los precios. Simplemente tendrás que tomar una decisión sencilla, ¿subirá el precio del activo o por el contrario bajará? Dependiendo de tu decisión podrás recoger los beneficios prestablecidos o perder el capital de tu operación. Habrá dos finales posibles, que aciertes o que te equivoques.

Pero por favor, no vivas con el miedo de equivocarte. Sí te falta capacitación ponte a ello, la etapa de aprendizaje es de las más importantes sí quieres convertirte en un trader de éxito. La experiencia se adquiere con el tiempo y con la práctica, pero sin unos conocimientos básicos no podrás mejorar lo que sabes sobre el comercio con opciones binarias y mejorar día a día.

Miedo a no controlar las emociones

Para terminar, vamos a comentar la problemática que presentan muchos operadores con la disciplina. Por desgracia se trata de un factor clave que muchos traders no tienen. Cada vez es más habitual ver traders que sufren pérdidas por la falta de disciplina. Y por eso creemos que realmente es un motivo por el que tener miedo al operar.

La incapacidad de muchos por controlar las emociones en determinadas situaciones hace que, o bien no tomen las decisiones que más convengan en cada momento o bien que reaccionen impulsivamente y esto no les traiga buenos resultados en las inversiones.

Creo que es lícito tener miedo a no controlar las emociones, pero también es verdad que al igual que la falta de conocimientos y experiencia se soluciona con la capacitación y la práctica, el problema de controlar las emociones también puede tener solución.

En algunos casos puede ser difícil pero seguramente con esfuerzo podrás mantener las emociones al margen para conseguir invertir con cierta disciplina, al menos en determinadas circunstancias.

Con el tiempo verás que serás más capaz de lo que piensas de invertir con éxito, solo es cuestión de proponérselo y tomárselo en serio.

Motivos por los que tenemos miedo al operar

Todas las inversiones pueden provocarnos cierta inquietud, y es que nunca podemos estar seguros de qué es lo que va a pasar. Cuando uno invierte tiene que ser muy consciente de donde se está metiendo, y sobre todo de que puede perder su dinero, pues no siempre se puede ganar. Ya nos gustaría poder ganar siempre, pero la realidad no es así.

Si queremos ganar dinero con las inversiones habrá que estar preparados para sufrir el riesgo de perder. Esto es así, y precisamente del miedo a operar es de lo que hablaremos en el siguiente artículo.

Comentaremos los motivos más habituales por los que se tiene miedo.

Glosario del contenido del artículo:

A menudo conocemos a muchos inversores que tienen motivos por los que les asusta invertir. En este caso hablaremos sobre los miedos más frecuentes, cómo ya decíamos.

La volatilidad del mercado

Para invertir en los mercados es muy importante controlar las reacciones y el comportamiento de los precios. En las plataformas de opciones binarias tenemos muchos activos con los que operar, así que es posible realizar una selección adecuada y que se adapte lo máximo posible a nuestras necesidades.

En cualquier caso, la volatilidad del mercado siempre es un factor que puede asustar, y de hecho asusta, a muchos operadores.

En el mercado de opciones hay mucha volatilidad, y es precisamente esta volatilidad la que nos da la oportunidad de obtener mejores rendimientos en las inversiones. Pero claro, por otro lado esta volatilidad también provoca una situación de mayor riesgo para operar.

Y es por esto que la volatilidad del mercado se puede convertir en una ventaja, pero también en un motivo por el que tener miedo a la hora de invertir. Aun así, si tú eres de aquellos que temen la volatilidad quiero decirte que sí tomas las precauciones necesarias podrás minimizar el riesgo de las fluctuaciones de los precios.

Cómo se suele decir si quieres operar con resultados positivos lo que tendrás que hacer es acertar la tendencia de los precios, y para saber cómo se comportan los precios en los mercados tendrás que realizar los análisis correspondientes. Así que olvídate por un momento de la volatilidad y analiza con detalle los movimientos y la evolución de los precios.

Cabe destacar que en los mercados siempre habrá momentos de mayor volatilidad y otros en los que podrás negociar con los activos subyacentes con más estabilidad. La cuestión será encontrar los momentos más convenientes para operar, así como los activos más estables.

El descontrol y la falta de disciplina

Cómo decíamos, sí vamos a invertir con opciones binarias tendremos a nuestra disposición una selección muy variada de activos subyacentes. Así que no tendremos problema para elegir aquellos que más nos interesen y sobre todo, los que mejor conozcamos.

Es importante elegir activos que disfruten de más liquidez y de los cuales se pueda acceder más fácilmente a la información, la cual nos será muy útil cómo los análisis, las noticias y las publicaciones relacionadas con los activos en cuestión.

El problema aquí, por mucho que podamos seleccionar unos activos adecuados, es la falta de control a la hora de invertir. Tanto a nivel emocional cómo en lo que se refiere a la organización. A menudo muchos inversores quieren exprimir al máximo sus oportunidades de ganar más y más dinero y no se dan cuenta que tener muchas operaciones en activo puede ser demasiado para ellos.

Habrá un punto donde será muy difícil controlar todas las inversiones y al no realizar un seguimiento de las mismas podríamos estar perdiendo dinero sin saberlo.

El descontrol de la cartera puede perjudicar nuestras inversiones, y por desgracia puede ser que nos demos cuenta de las pérdidas cuando ya sea demasiado tarde, y hayamos perdido un buen monto del capital invertido. La organización es vital y ciertamente hay muchos que temen invertir por miedo a que se les vaya de las manos.

Pero, al igual que comenté antes sobre la volatilidad no deberías tener miedo a que esto ocurra, ya que si eres organizado desde el principio y analizas tus sesiones diariamente para llevar el control de tus ganancias y pérdidas no deberías tener mayor problema.

En cuanto a la falta de disciplina, bueno, te diré que a veces puede asustar perder el control de las emociones y ejecutar inversiones por impulso. Pero eso le puede ocurrir a cualquiera. Lo importante es que seas consciente cuando esto te ocurre y que trates de no dejarte llevar. Puede que falles en el intento pero con la práctica mejorarás.

Hay quienes son de naturaleza así, disciplinados, pero hay otros operadores que tienen que aprender a saber cómo actuar.

No utilizar la estrategia adecuada

Para invertir, ya sea en opciones binarias o cualquier instrumento de inversión, es importante tener un plan con unos objetivos claros sobre lo que queremos conseguir.

Por otro lado, a la hora de actuar conviene hacerlo con una estrategia. Sin embargo, el problema llega cuando los operadores no saben cuál será la mejor estrategia para sus inversiones o cuando la estrategia que han elegido no funciona.

Si bien la estrategia es importante no siempre se da con la adecuada a la primera. A veces es necesario probar varios sistemas y tácticas de inversión hasta que encontramos una que realmente nos proporciona los resultados esperados. Así que no te preocupes, y que esto no se convierta en un motivo por el que te da miedo operar con opciones.

Sí no quieres arriesgar tu dinero práctica antes. Sí tienes conocimientos sobre opciones pero no tienes experiencia haz tus pruebas en una cuenta demo y ya de paso prueba tus estrategias sin riesgo. Ya verás cómo encuentras un sistema que te funcione y empezarás a ganar.

No saber cómo administrar el capital

Y bueno, ¿quién no tiene miedo a no saber cómo administrar el capital? Para las inversiones el dinero es muy importante y a la hora de invertirlo hay que saber cómo hacerlo. A ver, puedo entender que haya operadores a quienes les asuste no saber cómo gestionar su dinero.

Evidentemente nadie quiere arriesgar en exceso ni sufrir pérdidas innecesariamente. Así que la administración del capital es un punto importante para cualquier operador, tenlo en cuenta.

Sí no sabes cómo administrar el capital empieza por ver de cuánto capital dispones y cuánto puedes permitirte arriesgar, y si se da el caso perder. Una vez hecho esto opera solo con lo necesario y diversifica lo máximo posible, ya sabes, utiliza tácticas de cobertura para proteger tu cartera y no tomes decisiones precipitadas dejándote llevar por los impulsos.

Por otro lado, en caso de incurras en pérdidas no trates de recuperarte invirtiendo con el doble del capital. En la mayoría de los casos no funcionará, y volverás a perder tu dinero, y esta vez por duplicado. Así que estos son mis consejos, cuida tu capital y haz tus inversiones siempre de manera responsable.

Y sí quieres arriesgar hazlo, pero muy de vez en cuando y teniendo siempre en cuenta que el rendimiento potencial merece correr dicho riesgo.

¿Por qué empezar a ahorrar e invertir?

Quizá esta entrada llega un poco tarde, pero, recientemente, he organizado la mayoría de las entradas para dar forma a una guía para empezar a invertir paso a paso. Después de 3 meses y cerca de 25 artículos, me he dado cuenta de que no he contado lo más esencial para un blog de inversión. A esta guía, que iremos ampliando poco a poco, le faltan los cimientos:

Contenido de la entrada

¿Por qué debes empezar a ahorrar?

Porque tenemos sueños

Seguramente desde pequeños, todos hemos tenido una hucha (un cerdito, un bote de colacao, o cualquier caja metálica) donde empezamos a guardar nuestro dinero.

Quizá, cuando somos niños, nuestro sueño es algo sencillo como comprar una bolsa de chucherías enorme o el último Call of Duty para la xBox. Vivimos al día, sin las preocupaciones de un adulto. Como no tenemos que enfrentarnos a pagar facturas para dormir, comer y vivir en general, no necesitamos grandes ahorros en la hucha.

Con los años, los retos se van haciendo más ambiciosos. Quizá sueñas con comprar una casa, tener una jubilación tranquila o simplemente el tener la seguridad de que, pase lo que pase con tu trabajo, podrás pagar tus facturas. Este tipo de sueños requieren un esfuerzo a largo plazo y, salvo que te toque una lotería, no se realizan de la noche a la mañana. Afrontarlos de forma planificada facilita enormemente esta difícil tarea.

Porque podemos mejorar personal y profesionalmente

No sé si habéis vivido alguna situación de impago, pero cuando vives al día, gran parte de tu capacidad mental está centrada en todas las preocupaciones inminentes sobre cómo vas a pagar la cesta de la compra, la luz, el alquiler o la calefacción de tu casa. Esto supone tener a un montón de neuronas ocupándose de un problema que seguramente no genera ningún tipo de valor y nos resta capacidad para desarrollarnos, tanto profesional como personalmente, por no poder centrarnos en lo que estamos haciendo. Es mucho más difícil que desarrollemos todo nuestro potencial cuando tenemos una gran y estresante preocupación en la cabeza que exige de atención inmediata. No estamos hablando de tener una preocupación interna que te motiva a trabajar más duro para mejorar a largo plazo, hablamos de un problema inminente y que nos produce estrés.

En estas situaciones, nuestro cerebro más primitivo toma el control, somos menos reflexivos y más dados a actuar rápidamente, facilitando que cometamos errores.

Ahorrar es muy importante, nos permite tener un margen de seguridad ante imprevistos en la vida, estar preparados para que, cuando llegue algún golpe, tengamos margen de maniobra para salir airosos y con el menor estrés posible. Esto nos permite enfrentarnos a la vida de una forma distinta, el dinero se convierte en una preocupación menor y podemos enfocar nuestra atención en aquellas cosas en las que podemos crear valor. El liberar toda esa parte de nuestro cerebro y suprimir ese estrés es un factor diferencial tanto en nuestro desempeño laboral como en la forma en la que nos relacionamos socialmente.

Porque es mucho más fácil de lo que parece

Una cosa que a mi me ayuda mucho es el pensar en las cosas que compro en función del tiempo de trabajo que me ha llevado el poder ganar lo suficiente para poder pagarlas. Es únicamente un cambio de concepción. En el fondo, el precio es el mismo, pero cuando analizas así las cosas, muchas veces eres más consciente del gasto que suponen.

Lo bueno es que, un pequeño cambio en el día a día, a lo largo de los años supone una gran diferencia. Todos tenemos nuestros caprichos o algún gasto innecesario, que, si lo piensas detenidamente, no aporta nada a nuestras vidas, y que, a poco que los recortemos, podemos empezar a reservar una parte de nuestros ingresos para crear un colchón de seguridad, que sí va a suponer una gran diferencia.

Estos son los motivos principales que tenemos para ahorrar:

¿Por qué debes empezar a invertir cuanto antes?

Tener un buen colchón es algo muy importante para tu salud mental y física pero, si no se invierte, estamos desperdiciando un poder tremendo. Vamos a ver por qué es tan importante invertir a la vez que ahorramos mientras analizamos algunas cuestiones que nos retienen a la hora de empezar a invertir temprano:

MITO 1: Hace falta mucho dinero para empezar a invertir

Seguramente la excusa que más suele repetirse es que no se puede empezar a invertir sin tener bastante dinero… Yo mismo lo pensaba cuando tenía 20 años y era un gran error. Lo importante realmente no es cuánto podemos empezar a invertir. Lo realmente importante es que empieces a invertir cuanto antes y lo hagas de forma constante.

Para que te hagas una idea, Warren Buffett, seguramente el mejor inversor de toda la historia (o, al menos, el de más renombre), dice que una de las cosas de las que más se arrepiente en su vida es de no haber empezado a invertir antes… Y lo hizo a los 11 años. ¿Por qué?

La razón es que, lo realmente importante, no es la cantidad de dinero que puedes invertir, si no cuándo empiezas a hacer tus primeras aportaciones. Para que os hagáis una idea del efecto que tiene el tiempo, vamos a plantear un caso bastante realista:

Miguel y Daniel son dos amigos del colegio. Han crecido juntos y han terminado la carrera a la vez, pero su vida inversora es muy distinta:

Miguel: Ha tardado poco en encontrar su primer trabajo y su sueldo es muy bajo. Por otro lado, vive en casa de sus padres y puede ahorrar 200€ al mes (2.400€ al año). Así, decide lanzarse e invertir regularmente a principios de cada año. En ese momento tiene 23 años.

Daniel: ha vivido al día, disfrutando la vida a tope. Un buen día, se levanta y se da cuenta de que tiene ya 33 años y no ha ahorrado un solo euro. En ese momento, decide introducir un cambio en su vida. Va a ahorrar cada mes 200€ y empezar a invertirlo regularmente. Esto supone invertir 2.400€ al año.

En ese lapso de tiempo, Miguel ha tenido un hijo y pierde la contraseña de su cuenta de inversión. Tiene sólo 32 años y no vuelve a invertir ni un sólo euro en su vida. Daniel, sin embargo, sigue ahorrando e invirtiendo cada año 2.400€, no falta a su cita con la inversión ni un sólo año.

Un día, ambos cumplen los 67 años. Durante este periodo, han invertido obteniendo ambos una rentabilidad anual media del 10%. ¿Quién ha conseguido ahorrar más?

Quizá este ejemplo pueda ser un poco exagerado. Estamos suponiendo rentabilidades del 10% y no consideramos el efecto de la inflación, pero no es tan descabellado… La Bolsa americana ha dado una rentabilidad media histórica cercana al 7% de interés anual. Por otra parte, quizá ahorrar 200€ al mes pueda parecer mucho pero… también lo es 1.000.000€ ¿no?

MITO 2: Invertir es complicado

Seguramente esta sea una de las cosas que más y mejor han evolucionado en los últimos años. Internet ha facilitado enormemente el acceso a buenísima información. Únicamente con un teléfono móvil podemos empezar a invertir en cuestión de horas y el proceso para abrirse una cuenta es muy sencillo.

Hoy en día hay activos de mucha calidad, diversificados y al alcance de todos que te van a permitir automatizar al máximo tus inversiones. Por regla general, el elegir las acciones o productos en los que inviertes (concepto también llamado stock picking) suele acabar perjudicando al inversor más que beneficiarle, pueden complicar mucho tus obligaciones fiscales y muy raramente se consigue batir al índice de referencia, incluso siendo «profesional».

¿Qué podemos hacer entonces? La respuesta es sencilla, aunque como todo en economía y en la bolsa, nos gusta ponerle nombres raros para que suene mejor: tenemos que «indexarnos» o lo que es lo mismo, usar la llamada “gestión pasiva”.

Indexarse no es más que comprar o invertir en todos los activos que componen un índice concreto. Hay miles de índices, seguramente te suene alguno como el S&P500 o el Ibex35 o el MSCI World (mi favorito). Estos fondos “indexados” invierten en la proporción exacta del peso que tiene cada empresa en el índice. Posiblemente te estés preguntando cómo puede hacer eso un pequeño ahorrador, pero hace varias décadas que un señor llamado John «Jack» Bogle solucionó este problema creando la llamada «gestión pasiva».

Estos gestores crean fondos que no buscan elegir acciones baratas o las mejores según el momento, ellos replican el comportamiento de un índice. Esto facilita enormemente nuestra inversión ya que podemos automatizar del todo el proceso y olvidarnos de seguir el mercado.

Para invertir, sólo hace falta fijarse unas simples reglas y cumplirlas a lo largo de los años:

La experiencia te ayudará a mejorar como inversor, pero nadie nace sabiendo. Sólo con tu experiencia y lanzándote a invertir cuanto antes, averiguarás dónde es el mejor sitio para invertir tus ahorros.

MITO 3: El miedo a perder dinero

Hay mucha gente que no invierte porque le da miedo perder dinero. Sí, es cierto, en la bolsa se puede perder dinero, pero te voy a contar algo de lo que quizá no seas consciente: cada día, el dinero que tienes parado en la cuenta, vale un poco menos. El motivo de esto es la inflación.

¿Recuerdas ir al cine hace 20 años con 500 pesetas? hoy en día, ¿qué puedes hacer con los 3€ equivalentes? prácticamente coger un autobús y poco más. Esto se debe a la subida general de los precios. Este fenómeno ocurre constantemente y no se puede evitar. Este efecto es conocido como inflación:

Así que, cada día que pasas sin invertir, ya estás perdiendo dinero. La forma más fácil de perder dinero es dejándolo en la cuenta corriente del banco.

Por otro lado, invirtiendo a largo plazo y de forma diversificada, las probabilidades están a nuestro favor y es más probable que ganemos dinero a que perdamos. La inversión, en el largo plazo, es caballo ganador.

La Bola de nieve

Si queremos hacer una bola de nieve lo más grande posible hay dos formas de hacerla crecer:

  1. cogiendo nieve con la mano y apretarla contra la bola (que representa el ahorro que dedicamos a inversión).
  2. dejarla caer rodando y que la propia bola vaya recogiendo nieve en la caída (que sería el interés compuesto de nuestra inversión).

Cuando estamos empezando a crear una bola de nieve (nuestra cartera), es más relevante la nieve que aportamos nosotros a mano que la que pueda coger la bola al rodar cuesta abajo. Sin embargo, al cabo de unos años, si hemos sido constantes, nuestras aportaciones son insignificantes comparadas con la nieve que se adhiere a la bola cada vez que rueda, ya que como tiene mucha superficie de contacto con la ladera y rueda cada vez más rápido, se añade a la bola mucha más nieve de la que podemos aportar nosotros vía ahorro.

Si lo pensáis, hay tres factores que influyen en el tamaño de la bola:

  1. La cantidad de nieve que aportamos a mano (ahorro),
  2. La cantidad de nieve que se adhiere a la bola al rodar (rentabilidad de la inversión) y…
  3. El tamaño de la cuesta por la que dejamos caer nuestra bola de nieve, que representa los años que tenemos por delante para dejar crecer nuestra inversión. Cuanto antes empecemos, mejor, ya que tendremos una pendiente más larga.

Vamos a intentar poner un caso más real. Supongamos que los siguientes años no van a ser tan buenos y “sólo” va a generar un 5% al año sobre el dinero invertido, de media. A cambio, tanto Miguel como Daniel invierten 5.000€ al año. ¿Qué pasaría si ninguno de las dos dejara de invertir?

Fuente: J.P. Morgan Asset Management. Guide to the Markets – Europa.

Miguel habría conseguido ahorrar casi el doble que su amigo, por haber invertido 10 años más a razón de 5.000€ al año (50.000€ en bruto). Nada mal, ¿no?

El motivo es que hay una sinergia “mágica” entre la inversión y el tiempo, que hacen que el efecto de ambas se potencie y se retroalimente la una a la otra. Esta “magia financiera” se llama interés compuesto:

Esta curva del interés compuesto tiene una fórmula matemática, que no hace falta que memorices ni conozcas, pero os dejo una regla nemotécnica para recordarla por si queréis hacer vuestras propias cuentas de la lechera:

Conclusiones

Puedes empezar a invertir en cualquier momento, no necesitas ni grandes sumas de dinero ni grandes conocimientos. El mayor error es no hacer nada, porque por miedo a no hacerlo perfecto o medianamente bien, estás perdiendo.

Cuanto antes empezamos, más y mejores resultados tendremos a largo plazo.

En el camino, adquirimos hábitos financieros saludables que nos ayudarán a potenciar todavía más nuestra capacidad de ahorro e inversión:

  • Controlar gastos y ahorrar. Fijándonos un porcentaje de ahorro fijo mensual e intentando reducir los gastos innecesarios.
  • Disciplina financiera. Es importante invertir de forma regular y constante.
  • Aptitud crítica y analítica. No hace falta destinarle mucho tiempo a la bolsa, pero siempre es bueno analizar un poco dónde metemos nuestro dinero. Empezando por fondos indexados de bajo coste no hay mucho de lo que preocuparte, pero vigila que estás metiendo tu dinero en un sitio apropiado.
Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Like this post? Please share to your friends:
Sitio de opciones binarias
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: