Gobierno britanico y la mayor reforma migratoria en decadas

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

El gobierno británico lleva a cabo la mayor reforma del sistema migratorio en cinco décadas

El plan de la nueva reforma está inspirado en el sistema de puntos australiano

El gobierno de Reino Unido ya está poniéndose a trabajar en la mayor reforma el sistema migratorio de los últimos cincuenta años.

Hablamos de una revolución que podría dejar fuera de las fronteras del país a millones de inmigrantes.

Glosario del contenido del artículo:

Será obligatorio hablar inglés y ganar 30.000 euros anuales

El primer ministro Boris Johnson ya ha presentado su plan migratorio, que está inspirado en el sistema de puntos australiano y qué solo permitirá quedarse en el país a aquellos que tengan un trabajo cualificado.

Esto significa qué alrededor del 70% de los comunitarios podrían quedarse sin acceso al país.

Sin duda, como decíamos, se trata de una auténtica revolución con esta fuerte reforma del sistema migratorio y, cuando se aplique el Brexit el próximo 1 de enero de 2021 se acabará la libertad de movimiento desde otros países europeos a Reino Unido.

A partir de entonces los comunitarios no tendrán ninguna prioridad, ni tampoco habrá visas para inmigrantes que no estén cualificados. Y es que, además de hablar el idioma será imprescindible un trabajo cualificado, es decir, una oferta de empleo en la que puedas ganar – al menos- 30.000 euros al año.

Además de eso, todos aquellos europeos que quieran acceder y quedarse en el país tendrán que pagar una cuota para que puedan ser atendidos en el Sistema Nacional de Salud, que equivale a tener un seguro privado y cuya cuota será de alrededor de los 500 euros anuales.

Asimismo, si hablamos de prestaciones sociales éstos no podrán disfrutarlas hasta que lleven – al menos- cinco años como residentes de Reino Unido.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

En cuanto a los turistas, lógicamente estarán permitidos pero con unas condiciones. Solo podrán quedarse en el país por un periodo máximo de seis meses. Después tendrán que irse o, si quieren quedarse a trabajar en Reino Unido, tendrán que irse del país y solicitar un visado de trabajo para volver cumpliendo la ley.

También se aplicarán nuevas normas para los estudiantes, quienes tendrán que demostrar que pueden ‘vivir por sí mismos’. En otras palabras, que no suponen costes en el sistema. Éstos podrán permanecer en el país e incluso podrán quedarse a trabajar durante un periodo de dos años tras graduarse.

La reforma migratoria afectará al 70% de los comunitarios

Estas medidas no deberían sorprendernos, pues ya estaban incluidas en el manifiesto del Partido Conservador que ganó por mayoría en las elecciones del pasado diciembre. El objetivo de la campaña estaba claro: recuperar el control de las fronteras. Y por tanto la inmigración era una cuestión vital.

Sin embargo, por aquel entonces quizás no imaginaban qué las medidas serían tan estrictas y qué esto afectaría al 70% de los comunitarios que podrían quedarse sin acceso al país.

Si echamos cuentas, desde el plebiscito de 2020 la inmigración de la Unión Europea ha disminuido, aunque también es cierto que aún vienen más comunitarios de los que se marchan.

Según las estimaciones del Ejecutivo con la nueva reforma migratoria que se aplicará con el Brexit a partir del próximo 1 de enero de 2021, alrededor del 70% de los 200.000 comunitarios que vienen a trabajar y se quedan en Reino Unido cada año quedarán excluidos.

Con la nueva reforma ya no habrá facilidades para aquellos que no estén cualificados. Aunque según el gobierno británico aquellos comunitarios que ya estén en Reino Unido podrán quedarse tras el Brexit y se les seguirán aplicando las mismas normas.

De este modo “otorgarán a las empresas la flexibilidad necesaria para poder cumplir con las necesidades del mercado laboral”.

Según la ministra del Interior, las nuevas propuestas representan un “cambio significativo para las compañías” y por eso publicará en las próximas semanas un programa completo para informar de ello.

Del mismo modo, se ha mostrado emocionada de poder “retomar el control de la política migratoria por primera vez en décadas”. Y es que con la reforma para el Brexit el país podrá ofrecer un sistema global en el que no existirá discriminación entre ciudadanos europeos y no europeos.

A partir de ahora Reino Unido solo tendrá en cuenta el talento de los ciudadanos, que reconocerán a través de un sistema de puntos.

El sistema de puntos inspirado en los australianos

El sistema de puntos que pondrá en marcha Reino Unido el año que viene cuando entre en vigor el Brexit, está inspirado en el sistema de puntos australiano, que es a día de hoy uno de los más estrictos.

Los comunitarios que quieran trabajar en Reino Unido tendrán que pagar la visa, que dependiendo de la cualificación y demanda tendrá un coste de 900 a 1.200 libras, y necesitará obtener 70 puntos.

Los puntos se obtienen según la profesión, el salario…

Por ejemplo si tu salario es de 25.600 o más libras puntúas 20, mientras que si está entre 23.040 y 25.599 puntúas solo 10 y si está por debajo no puntúas nada.

En cuanto a la profesión pues depende del tipo. Por ejemplo los doctores y los arquitectos suman 20 puntos.

Los requerimientos obligatorios según el baremo del sistema de puntos:

  • Si tienes una oferta de empleo patrocinada por una empresa sumas 20 puntos
  • Si el empleo se considera cualificado sumas 20 puntos
  • Si tienes inglés (obligatorio) de nivel B1 sumas 20 puntos

Con los requisitos obligatorios ya sumarías 60 puntos, pero aun te quedaría llegar a 70 para poder quedarte a trabajar en Reino Unido. Para conseguirlo el nivel de salario es vital porque te dará entre 10-20 puntos adicionales.

También podrás obtener puntos adicionales si tu trabajo está considerado como cualificado. Por ejemplo:

  • Si trabajas en un sector de alta cualificación y con gran demanda (arquitecto, doctor, veterinario…) sumas 20 puntos
  • Si tienes un doctorado en alguna materia relevante para el trabajo sumas 10 puntos
  • O, si tienes un doctorado en ciencias ‘duras’ (científico, ingeniero, matemático) sumas 20 puntos

Los sectores más afectados: el sector servicios, hortícola, construcción….

Se trata de sectores donde miles de inmigrantes han conseguido trabajo durante los últimos quince años. Aun así, el gobierno insiste en qué los 3,4 millones de comunitarios que residen actualmente en Reino Unido serán los que se encargarán de suplir las vacantes.

Sin embargo, muchos empresarios tienen dudas y creen que esta nueva reforma no servirá para facilitar la contratación de vacantes en los trabajos con menor cualificación como los camareros o los empleados del hogar, entre otros.

Por otro lado, también expresaron su preocupación en la industria hortícola y el reclutamiento de trabajadores para recoger frutas, verduras y flores, pues la falta de mano de obra el año pasado provocó que más de 1.000 toneladas de frutas quedasen sin recoger y por tanto desperdiciadas.

Para evitarlo el gobierno británico se ha comprometido a permitir el acceso de alrededor de 10.000 inmigrantes poco cualificados para realizar estas tareas por un periodo de seis meses.

Esto significa que los temporeros podrán acceder a Reino Unido a trabajar en las cosechas, aunque no cumplan los requisitos, pero lógicamente después tendrán que marcharse del país.

Atención, españoles: estos serán los nuevos requisitos para irse a trabajar a Reino Unido tras el Brexit

Imagen de trabajadores en un restaurante en Londres (Reino Unido)

más INFO

  • Reino Unido planea exigir a los inmigrantes hablar inglés y llegar con una oferta de trabajo
  • Enfermeros españoles en Reino Unido tras el Brexit: «Si nos vamos, se cae el sistema sanitario»
  • ETIQUETAS:
    • Reino Unido
    • inmigración
    • Brexit

Reino Unido planea cerrar sus fronteras a los trabajadores extranjeros poco cualificados y a los que no hablan inglés como parte de una polémica reforma que endurece las leyes de inmigración y supone el mayor cambio estructural en su mercado laboral en décadas. El Gobierno británico ha asegurado que, con esta modificación, pondrá fin a años de «mano de obra barata» procedente de la Unión Europea en fábricas, hoteles y restaurantes. A partir de 2021, según su proyecto, los inmigrantes europeos y los del resto del mundo que quieran vivir en Reino Unido serán tratados con el mismo rasero.

Este miércoles, el Ejecutivo de Boris Johnson ha detallado en un documento político algunos de las líneas básicas que desarrollará en el proyecto de ley que pretende que se apruebe en el Parlamento en los próximos meses. El núcleo de los planes del Gobierno es crear un sistema de puntos, parecido al vigente en Australia, para poder optar a solicitar un visado de entrada en el país

Si se cumplen los planes del Ejecutivo, los cambios entrarán en vigor el 1 de enero de 2021. Es decir, una vez haya concluido el periodo de transición del Brexit, en el que Reino Unido continúa manteniendo la libre circulación de personas para ciudadanos de la UE. En el documento, hace breves referencias a los europeos que ya están en el país, que tienen derecho a quedarse y trabajar «sin restricciones» tras la salida de la UE, aunque tienen que que registrarse en el programa de asentamiento. Hasta finales de enero, ha habido 3,2 millones de solicitudes. Los ciudadanos de la UE tienen hasta el 30 de junio de 2021 para inscribirse, y, como «medida de transición», el Gobierno establece que los empresarios acepten sus pasaportes y DNI «como prueba de permiso» hasta esta fecha.

Quienes quieran obtener un permiso para entrar en el país para trabajar a partir de enero del año próximo, podrán hacerlo siempre y cuando superen los requisitos que les imponen las nuevas normas de inmigración. Todos los extranjeros, ya procedan de la UE o no, tendrán que demostrar que tienen una oferta de trabajo de una empresa certificada, que la oferta esté al nivel de las habilidades requeridas y que hablan inglés al nivel requerido.

Sin embargo, estas condiciones no son suficientes. En total, para tener derecho a solicitar la entrada en Reino Unido, hay que obtener 70 puntos en el sistema diseñado por el Gobierno. Estos tres requisitos obligatorios solo suman 50. En la mayoría de los casos, el trabajador deberá cobrar un salario de 25.600 libras o más (cerca de 30.600 euros) al año, lo que añade los 20 puntos necesarios para alcanzar el mínimo. Se trata de una reducción respecto a las 30.000 libras que se exigen ahora a los extranjeros no comunitarios.

No obstante, se podrá entrar en el país si se va a cobrar un mínimo de 20.480 libras en sectores especiales en los que puede haber una escasez de trabajadores (un criterio que añade 10 puntos más), como la enfermería, o si tienen un doctorado en «materia relevante» para el puesto de trabajo (10 puntos).

A priori, por ejemplo, un camarero español que tiene una oferta de trabajo en un hotel por 20.000 libras (unos 24.000 euros), tiene un grado universitario en idiomas y habla inglés con fluidez, en la actualidad puede trabajar en Reino Unido bajo las reglas de la libre circulación. Desde enero de 2021, cumpliría los tres requisitos obligatorios -oferta de trabajo, habla inglés y ha cumplido el umbral de educación- por lo que obtendría 50 puntos. Pero no puntúa ni por sueldo, ni por doctorado, ni por tratarse de un sector con escasez de ocupación. Por lo tanto, no puede entrar al país.

Con la reforma, el Gobierno da un portazo a las personas extranjeras no cualificadas y que no hablen inglés. Tampoco abre una ruta para los trabajadores autónomos, lo que significa el fin, por ejemplo, de los fontaneros o los albañiles de países de la UE que llegan sin trabajo a Reino Unido.

El Gobierno: «Retomaremos el control de las fronteras»

El Ejecutivo de Johnson no esconde la intencionalidad política de la propuesta, asegurando que permitirá que Reino Unido «retome el control» de su política migratoria «por primera vez en décadas». Se trata de uno de los argumentos más repetidos por los partidarios de la salida de la UE, que se impusieron en el referéndum de 2020.

«Durante demasiado tiempo, un sistema migratorio distorsionado por la libertad de movimientos europea ha fallado a la hora de cumplir con las necesidades de los británicos», describe el documento, en el que también promete que, con sus planes, «reducirán los niveles generales de migración» y dará «la máxima prioridad a aquellos con las más altas habilidades y los mayores talentos: científicos, ingenieros, académicos y otros trabajadores altamente cualificados».

«Lo adecuado es que la gente hable inglés antes de venir a nuestro país» y que «tengan una ruta patrocinada, ya sea a través de un empleo o bien de una institución académica», ha defendido la ministra de Interior, Priti Patel. «Eso significa que tendremos un sistema global que no discriminará entre los ciudadanos europeos y no europeos, y significará básicamente que los mejores y los más brillantes podrán venir al Reino Unido y traer aquí su talento, que reconoceremos con un sistema de puntos», ha agregado.

Este sistema fue una de las promesas estrellas del Partido Conservador para las elecciones del pasado diciembre, en las que Johnson arrasó con una amplia mayoría absoluta. Australia mantiene un modelo parecido, en el que los aspirantes deben superar un umbral determinado de puntos en función de criterios como el nivel de inglés y educativo o la experiencia laboral. Otros dirigentes como Donald Trump han coqueteado con implantar este sistema.

Ola de críticas: «La propuesta se basa en la xenofobia»

El proyecto de los conservadores británicos ha desencadenado una ola de críticas a lo largo de este miércoles tanto en la oposición y las organizaciones sociales, como en sectores empresariales que se nutren de trabajadores extranjeros.

Los laboristas han afirmado que «será un desastre para la economía y el empleo, incluido el sector de los servicios sociales». «Debe reconocerse la importancia de los trabajadores sociales y el trabajo vital que realizan», han afirmado. «La mayoría de la gente que viene ahora a Reino Unido ya habla inglés. ¿Vamos realmente a vetar a genios de las matemáticas porque su nivel de inglés no sea aceptable? Es inhumano y dañino», ha dicho la portavoz laborista Diane Abbott. Por su parte, los «lib-dem» consideran que la propuesta está «basada en la xenofobia», no en «las necesidades económicas y políticas de nuestro país».

Los empresarios del sector industrial han advertido del impacto de la medida argumentando la pérdida de puestos de trabajo y el cierre de fábricas. Desde la patronal, la Confederación de la Industria Británica (CBI) han celebrado algunas de las medidas del nuevo sistema, pero se muestra preocupada por el impacto en sectores como la atención médica, la construcción, la hostelería y la alimentación.

«Los empleos que el Gobierno considera ‘poco cualificados’ son vitales para el bienestar y el crecimiento empresarial», ha asegurado Tom Hadley, director de políticas de la Confederación de Reclutamiento y Empleo. «El anuncio amenaza con excluir a las personas que necesitamos para proporcionar servicios en los que el público confía. Necesitamos acceso a trabajadores que puedan ayudarnos a cuidar de los ancianos, construir casas y que la economía se mantenga firme».

Por su parte, el sindicato Unison, que representa a los trabajadores sanitarios, ha dicho que la medida «encarna un desastre absoluto para el sector de la atención médica». También han surgido voces contrarias en el sector de la hostelería. «Descartar una ruta de migración temporal y de baja cualificación en tan solo 10 meses sería desastroso para el sector de la hospitalidad y el pueblo británico», ha afirmado directora general de UKHospitality, Kate Nicholls.

Asimismo, ONG como Amnistía Internacional se han sumado a las críticas, apuntando que aunque el sistema migratorio británico «necesita una reforma urgente» esta no es la dirección. «Este anuncio solo promete más años de la misma hostilidad que perjudica a las mujeres, hombres y niños inmigrantes», ha dicho Steve Valdez-Symonds, director de Derechos de los Refugiados y Migrantes de la rama británica de AI. La organización considera que la propuesta «no muestra ningún reconocimiento o respeto por la contribución vital que hacen a la economía muchas personas que vienen a este país sin los privilegios de la riqueza y la educación superior».

En los mismos términos se ha manifestado la Red por los Derechos de los Migrantes, que ha cuestionado en Twitter que «la gente no es ‘no cualificada’ cuando trabaja en sectores como el de la atención sanitaria o en cualquier otro lugar» y considera «un absoluto insulto» etiquetar a la gente como tal. «¡La propuesta [del Gobierno] olvida lo mucho que Reino Unido se beneficia de los migrantes económicamente y culturalmente!», zanjan.

«Esto es un endurecimiento de un sistema de inmigración que ya está construido sobre el elitismo», ha escrito la investigadora experta en racismo Maya Goodfellow . «Hay una muchas cosas sencillas que se pueden hacer si se quiere de verdad que esto vaya sobre la gente: reducir las astronómicas tasas que la gente debe pagar para solicitar vivir aquí en lugar de aumentarlas, que vuelva la asistencia jurídica o garantizar que haya rutas seguras de paso para las personas que solicitan asilo, para que no tengan que escalar por debajo de los camiones para tratar de llegar aquí». Los organismos especializados insisten en que la falta de vías legales pone en riesgo a quienes tratan de migrar, que se ven abocados a tomar rutas más peligrosas.

Reino Unido rechazará a los inmigrantes poco cualificados y a los que no hablen inglés

El Gobierno británico impondrá un sistema de puntos para poder trabajar en el país semejante al canadiense para “recuperar el control de las fronteras”. Pondrá punto final a la libertad de movimientos y la prioridad para los ciudadanos comunitarios

La inmigración fue la cuestión protagonista en la campaña del histórico referéndum de 2020, la misma en la que Boris Johnson se convirtió en el «rockstar» de la causa pro-Brexit. Por lo tanto, ahora que ya reside en Downing Street, el primer ministro está dispuesto a «recuperar el control de la frontera». Y esto se traduce en la mayor reforma del sistema migratorio de las últimas cuatro décadas. A partir del 1 de enero de 2021, cuando finalice el periodo de transición, todo aquel que quiera ir a trabajar a Reino Unido deberá tener previamente una oferta de empleo, hablar inglés y garantizar un salario por encima de las 25.600 libras (unos 30.800 euros) anuales, una reducción respecto a las 30.000 libras (36.000 euros) que se exige ahora a los no comunitarios.

Por lo tanto, adiós a aquellos planes que miles de españoles han venido realizado durante las últimas décadas de trasladarse a Reino Unido una temporada para aprender inglés mientras trabajaban en el sector de la hostelería o cualquier otro con que poder ganarse la vida mientras tanto.

En definitiva, se termina por completo la libertad de movimiento, no se da ninguna prioridad a los comunitarios y se cierra la puerta a aquellos no cualificados. Una auténtica revolución. «Durante demasiado tiempo, un sistema migratorio distorsionado por la libertad de movimientos europea ha fallado a la hora de cumplir con las necesidades de los británicos. Nuestra propuesta va a cambiar todo esto», señala el libro blanco publicado este miércoles por el Ejecutivo, sobre el que se desarrollará ahora la nueva legislación. «Necesitamos cambiar el foco de nuestra economía para que deje de asentarse sobre la mano de obra barata de Europa y concentrarnos, en cambio, en invertir en tecnología y automoción. Los empleados deberán adaptarse», detalla del texto.

Johnson rechaza pedir un aplazamiento

Reino Unido abandonó formalmente la UE el pasado 31 de enero. Hasta finales de año hay un periodo de transición en el que todo sigue igual mientras Londres y Bruselas negocian un acuerdo comercial. En teoría, Downing Street podría solicitar la ampliación de esta transición por uno o incluso dos años. Sin embargo, Johnson vuelve a dejar claro que quiere recuperar cuanto antes el control de sus fronteras.

La ministra de Interior, la euroescéptica Pitri Patel, recalcó que «lo adecuado es que la gente hable inglés» antes de viajar a Reino Unido y que «tenga una ruta patrocinada, ya sea a través de un empleo o bien de una institución académica». «Queremos animar a aquellos con talento y formación venir y queremos terminar o reducir el número de aquellos que vienen con poca cualificación», matizó.

Las nuevas normas también se aplicarán a los estudiantes, que tendrán que demostrar que son capaces de «vivir por sí mismos» (en definitiva, que no suponen un coste para el sistema), aunque podrán permanecer en Reino Unido y trabajar durante dos años después de la graduación. Por su parte, aquellos que quieran viajar como turistas podrán hacerlo por un periodo de seis meses. Sin embargo, si quieren quedarse posteriormente a trabajar, deberán salir primero del país y pedir un visado específico de trabajo.

Temor y críticas de los empresarios

Sin facilidades para los no cualificados, los empresarios expresan ahora sus temores, sobre todo aquellos del sector servicios. Pero el documento del Gobierno indica que los comunitarios que ya están en Reino Unido –aquellos que tienen derecho a quedarse tras el Brexit y a los que no se les aplicarán las nuevas normas– «otorgarán a las empresas la flexibilidad necesaria para cumplir con las necesidades del mercado». Por otra parte, el Ejecutivo ha tratado de satisfacer las preocupaciones de la industria hortícola sobre el reclutamiento de empleados para las cosechas. El año pasado, la escasez ya provocó el desperdicio de productos como más de mil toneladas de manzanas, por ejemplo. En este sentido, el Gobierno se ha comprometido a permitir que unos 10.000 inmigrantes poco cualificados puedan entrar cada año un periodo de seis meses para las cosechas.

El nuevo sistema británico será por puntos y está inspirado en el australiano, uno de los más duros del mundo. Eso significa que todo aquel que desee mudarse a trabajar al país a partir del próximo año, aparte de pagar la visa que se exige ahora a los no comunitarios (unos 1.500 o 1.150 euros, para casos de gran cualificación y demanda), deberá obtener además 70 puntos a partir de diferentes baremos.

Los requerimientos obligatorios son en primer lugar tener una oferta de empleo patrocinada por la empresa (20 puntos), que el empleo sea cualificado (20 puntos) y un nivel de inglés B1 (20 puntos). Por otra parte, según el salario se recibirá más o menos puntuación. Aquellos entre 20.480 y 23.039 libras no obtendrán ningún punto, mientras que los que ganen 25.600 libras o más podrán obtener 20 puntos. Por último, se puede sumar más si es un empleo cualificado, como por ejemplo médico, o se tiene un doctorado.

Se cierra la puerta también a los trabajadores autónomos que llegaban hasta ahora al país sin trabajo, como miles de fontaneros polacos o albañiles rumanos. En esa línea, en la frontera ya no se aceptarán tarjetas de identificación de países como Francia e Italia, ya que muchos de inmigrantes de fuera de la UE usaban documentos falsos o robados.

Tampoco se puede decir ahora que el anuncio haya pillado por sorpresa. El plan estaba en el manifiesto del Partido Conservador con el que Johnson ganó con mayoría absoluta las elecciones del pasado mes de diciembre. Había voces que aseguraban que el primer ministro seguía siendo en el fondo un liberal, que algo de él quedaba de su época como alcalde de la cosmopolita metrópoli londinense, cuando defendía la aportación de los inmigrantes a la sociedad. Pero con el anuncio de este miércoles, el líder «tory» deja claro que sus supuestas creencias personales no interfieren con sus instintos políticos.

Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Like this post? Please share to your friends:
Sitio de opciones binarias
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: