Comprar acciones de SpaceX Todas las claves

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Comprar acciones de SpaceX: Todas las claves

¿Estás pensando en comprar acciones de SpaceX? En ese caso, eres de los nuestros. No solo quieres ganar dinero en la bolsa, sino que quieres apostar por los negocios que están diseñando el futuro. ¡Apostando por la innovación! Vamos a ver cómo comprar acciones de SpaceX.

¿Debería comprar acciones de SpaceX?

No podemos responder a esa pregunta de primeras, porque puede que, cuando estés leyendo este artículo, la empresa esté muy cara y no sea buen momento para comprar sus acciones. Sin embargo, sí podemos darte algunas claves para que sepas cuándo comprar.

Lo más importante que tienes que entender es que existen dos tipos de análisis que debes realizar antes de decidirte a comprar cualquier tipo de empresa. El primer tipo de análisis se llama análisis fundamental, y el segundo se llama análisis técnico.

Si no los conoces, es importante que investigues sobre ellos y aprendas a utilizarlos en las empresas que cotizan en Bolsa. De lo contrario, es muy probable que entres a comprar o vender acciones sin un buen análisis detrás, y, por lo tanto, dependiendo de la suerte.

Una vez domines esos dos tipos de análisis, estarás en condiciones de saber cuándo una acción está cara o barata, y, por lo tanto, sabrás cuándo es buen momento para entrar en el mercado (o salir de él, que tan importante es una cosa como la otra).

Cómo ganar en las caídas

Hay que mencionar que, antes, solo se podía ganar con acciones cuando éstas subían de precio. Sin embargo, desde que llegaron los CFDs, esto ya no es así. Ahora también se puede ganar en las caídas.

Para ello, lo único que tienes que hacer es “ponerte corto”. Ponerte corto significa que vendes una acción que no tienes a cambio de comprarla más tarde, una vez el precio ya haya bajado lo suficiente. De esta forma, puedes embolsarte la diferencia.

La forma más cómoda de comprar acciones

Existen varias formas de comprar acciones, y, sin duda, la más conocida es la que utiliza brókers tradicionales, como el que te puede ofrecer tu banco, por ejemplo. Sin embargo, para nosotros, esta no es la mejor opción.

Para nosotros, la opción más recomendable es la de los brókers online que ofrecen CFDs. Es cierto que los CFDs son vehículos financieros algo más complejos que las acciones normales, pero ofrecen multitud de ventajas.

Por ejemplo, te permiten ponerte corto, como hemos visto antes, pero, además, te permiten apalancarte. Es decir, te permiten operar con más dinero del que has introducido. Puedes invertir 1€ y operar como si tuvieses 300. Esto, como puedes imaginar, es muy positivo.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Así que, optas por aprovechar los CFDS, te recomendamos que lo hagas a través de una de estas dos plataformas:

Comprar acciones: ¿Cómo y donde hacerlo? Guia completa 2020!

¿Estás pensando en comprar acciones, pero no tienes claro cómo hay que hacerlo? En ese caso, estás en el lugar indicado, porque tenemos una completa guía donde explicamos todos los detalles. ¡Sigue leyendo y entérate de todo!

¿Qué son las acciones y por qué debería invertir en ellas?

Antes de hablar de cómo comprar acciones, puede ser inteligente hablar de qué son exactamente y por qué suele ser una opción inteligente a la hora de invertir. Así que… ¿Qué son exactamente las acciones?

Al fin y al cabo, todo el mundo habla sobre las acciones, y todos hemos visto la Bolsa alguna vez en la tele, pero no siempre nos termina de quedar claro qué es eso de las acciones y de la Bolsa.

Pues bien, es muy sencillo: Las acciones son títulos de propiedad sobre parte de una empresa. Es decir, si una empresa emite 1.000.000 de acciones, cada acción es un título de propiedad sobre una millonésima parte de la empresa.

Parece muy poco, pero, si te paras a pensarlo, si una empresa tiene 100 millones de beneficios al año, son 100€ al año que te tocan… ¡Porque eres propietario de la millonésima parte de los beneficios!

Esto es importante entenderlo: Tener una acción no es algo etéreo. Da derechos reales. Tener una acción te da derecho a cobrar dividendos y te da poder de decisión sobre la empresa, así como ciertas condiciones preferentes en algunas circunstancias.

Evidentemente, si solo tienes una acción, no vas a poder cambiar la dirección de una empresa. Pero sí es cierto que, aunque solo tengas una acción, sigues teniendo derecho a parte de los beneficios (en el caso de que la empresa reparta dividendos).

Además, tú puedes hacer lo que quieras con ese título de propiedad sobre la millonésima parte de la empresa. Puedes alquilar tu acción, puedes venderla, o puedes comprar más a otra persona.

El lugar donde se compran y se venden las acciones es la Bolsa, cuyo nombre completo es “Mercado de valores”. Es decir, un mercado donde se negocian valores. Por tanto, la Bolsa no tiene nada de extraño. Es un simple mercado, como cualquier otro al que hayas asistido.

Allí se negocian las partes de las empresas que se plasman en acciones, y tú puedes comprar y vender partes de tal o cual empresa. No tiene mayor misterio.

¿Y por qué comprar acciones?

Ahora, todavía nos quedaría por responder una pregunta: ¿Y por qué querría comprar acciones? ¿Qué gano con ello?

Bueno, pues hay dos formas de verlo: Por un lado, puedes comprar acciones como vehículo de ahorro e inversión y como forma de conseguir una renta del capital cada mes, cada trimestre o cada año (a través de los dividendos).

De esta forma, puedes ir engrosando tu patrimonio a medida que vas haciendo crecer tu cartera de valores, y puedes ir viviendo cada vez más de los dividendos que recibes de las empresas de las que eres propietario. No suena mal, ¿verdad?

Por otro lado, puedes comprar acciones como forma de especular en los mercados y, con ello, ganar la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta (o al revés) en el corto plazo.

Date cuenta de que las dos formas de verlo son distintas: En el primer caso, estás comprando acciones y guardándolas para vivir de ellas a largo plazo sin tener que trabajar. En el segundo caso haces lo contrario, porque las compras y las vendes continuamente para tener beneficios en el corto plazo.

Ambas formas de actuar son legítimas y pueden permitirte obtener grandes rendimientos (de hecho, muchas personas ganan dinero de la segunda forma, como si fuera su trabajo), y ahorran o invierten para su jubilación de la primera forma.

Pero es importante que entiendas que existen las dos fórmulas y que ambas son legítimas y dan buenos resultados.

Profundizando un poco más en la diferencia

Profundizando un poco más en la diferencia entre las dos orientaciones a la hora de comprar acciones, podríamos destacar los siguientes puntos:

  1. Objetivo: En primer lugar, el objetivo de cada uno es diferente. El inversor tiende a tener como objetivo la jubilación o el vivir sin trabajar, aunque eso requiera tiempo y austeridad. El especulador tiende a tener como objetivo ganar dinero a corto plazo, en poco tiempo y sin necesidad de vivir austeramente.
  2. Mentalidad: La mentalidad del inversor suele ser la del rentista (es decir, vivir sin trabajar), mientras que la del especulador se acerca más a la de un trabajador con muy buenas condiciones (por ejemplo, ganar 6000€ trabajando un par de horas al día).
  3. Plazo: El plazo también diferencia a ambos tipos de personas. El plazo para ver las ganancias de los inversores suele ser muy largo (de décadas), mientras que el plazo de los especuladores es de apenas unos días (un mes como mucho).
  4. Ganancias: Los inversores suelen querer ganancias más reducidas pero constantes en el tiempo (por ejemplo, un 8% anual sostenido durante varios años), mientras que los especuladores prefieren tener periodos de tiempo menores y con mayor varianza (por ejemplo, ganar un 80% un año y ganar solamente un 30% al año siguiente).
  5. Estabilidad: Los inversores, en general, prefieren la estabilidad, no le gustan los cambios y no quieren más riesgo del necesario. Los especuladores, en general, tienen mucho más gusto por el riesgo y no tienen problemas en que sus ingresos varíen mucho y tengan poca estabilidad en su cuenta de resultados.

Como decíamos, no tienes por qué adscribirte a una única de estas fórmulas. De hecho, como hemos comentado, es muy normal que los traders inviertan lo ganado comprando y vendiendo a corto plazo en otros vehículos de inversión más a largo plazo.

¿Cómo comprar acciones?

Ya hemos explicado que tienes dos formas de comprar acciones: La del inversor a largo plazo y la del especulador a corto plazo. Ahora, vamos a ver cuáles son los mejores medios y los mejores productos financieros para cada opción (así, tanto si te atrae más ser inversor como ser especulador, encontrarás la mejor opción para ti).

Aquí tienes las mejores opciones para ponerte en marcha tanto en el campo de la inversión a largo plazo como de la especulación a corto plazo:

Comprar acciones como inversión a largo plazo

A la hora de comprar acciones como forma de invertir a largo plazo, lo que tienes que hacer es… Comprar las acciones.

Sí, sé que parece que no digo nada con eso, pero es importante mencionarlo, porque la forma de “comprar acciones” para especular es no comprándolas (sí, es un poco lioso, pero ya lo entenderás cuando pasemos al siguiente apartado).

De momento, lo que tienes que entender es que, si quieres invertir a largo plazo, debes asegurarte de que lo que estás comprando es el título de propiedad sobre una parte de una empresa, no un producto derivado.

Esto puedes hacerlo a través de prácticamente cualquier bróker tradicional (probablemente, tu banco te ofrezca la posibilidad de abrir una cuenta bróker si le preguntas).

El problema de este tipo de compra de acciones es que, en general, las comisiones que cobran los brókers son muy altas. Por ejemplo, para comprar un paquete de acciones pueden cobrarte varias decenas de euros.

Esto no le hace gracia a nadie, pero si tienes en mente comprar esas acciones y mantenerlas en tu cartera durante los próximos 20 años, pues no es demasiado importante (sí lo sería si quisieras ponerte a especular con las acciones, como veremos en el siguiente apartado).

Pero, más allá de eso, si quieres invertir a largo plazo, esta es la forma correcta de hacerlo, porque tienes la posesión directa de la acción, y esto te da derecho a cobrar dividendos (además de ir construyendo poco a poco un patrimonio).

Naturalmente, para esto, debes hacer una buena selección de compañías, porque si compras empresas que no tienen una buena perspectiva de revalorización, puede que no vayas construyendo un patrimonio, sino perdiéndolo.

Es por ello que muchas personas optan por no crear por sí mismos sus carteras, sino dejar que dejan que un experto lo haga por ellos. Generalmente, esto se hace a través de fondos de inversión.

¿Cómo elegir el mejor fondo de inversión? Pues no hay claves mágicas tampoco aquí (de hecho, hay más fondos de inversión que acciones cotizadas, por lo que no es fácil elegir).

Nuestra recomendación es que elijas aquellos fondos que entiendas lo que hacen, que lleven más de 10 años operando y que hayan tenido buenos rendimientos anuales en ese plazo (la cantidad de fondos que cumplen estos tres simples criterios son un porcentaje reducido, te lo aseguro).

Ahora bien, esto es solo si te interesa invertir a largo plazo y tener un buen ingreso constante dentro de, digamos, 30 o 40 años. Si quieres obtener beneficios a más corto plazo, esto no te sirve.

Comprar acciones para ganar a corto plazo

Visto cómo invertir a largo plazo en acciones, podemos pasar a hablar de cuál es la mejor fórmula para operar y hacer trading con acciones, de forma que puedas conseguir ingresos en el corto plazo.

En este caso, tenemos que prescindir de la idea de comprar las acciones directamente. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que, como hemos dicho, comprar y vender acciones tiene comisiones implicadas que hacen que los beneficios de la operativa desaparezcan.

Por tanto, tenemos que optar por un derivado financiero que nos permita operar indexados al precio de la acción, pero no operar directamente con el título de propiedad. Esto suena raro, pero es muy sencillo y hay muchos productos que lo hacen (opciones, warrants, futuros, forwards…).

Por nuestro lado vamos a elegir los CFDs, que son el producto más popular para operar con acciones sin poseerlas realmente, y el que más ventajas y beneficios aporta a los inversores particulares.

¿Y cuáles son estas ventajas? Pues, entre otras, las siguientes:

  1. Sin comisiones: El hecho de no tener comisiones permite que la operativa a corto plazo se vuelva rentable. Si tuvieras que pagar comisiones por compra, por venta, por mantenimiento, por custodia… ¡No sería posible obtener beneficios! (Y, sí, todas esas comisiones las pagas en el bróker tradicional).
  2. Posibilidad de ponerse corto: Otro punto muy importante en el campo de los CFDs es que te permiten ponerte corto. Esto significa que puedes apostar no solo a que una acción va a subir, sino también a que va a bajar. De esta forma, tú puedes ganar incluso cuando el mercado está en una tendencia bajista (esto no se puede hacer comprando acciones al modo tradicional que hemos explicado anteriormente).
  3. Posibilidad de apalancarse: Los CFDs también ofrecen la posibilidad de apalancarse. O lo que es lo mismo, ofrecen la posibilidad de “endeudarse” con el bróker para invertir más de lo que se tiene… ¡Pero sin poner en riesgo más dinero del que tienes en tu cuenta! Esto permite que tus ganancias se multipliquen (aunque también tus pérdidas, claro).
  4. Más activos: Otro punto importante de los CFDs es que puedes especular no solo con acciones, sino también con muchos otros tipos de activos (materias primas, pares de divisas, ETFs, índices…). Esto es muy importante, porque te permite aumentar la probabilidad de ganar dinero al tener una mayor cantidad de mercados a tu alcance.
  5. Herramientas de análisis integradas: Otro punto interesante de operar con CFDs es que los brókers de CFDs suelen ofrecer una buena cantidad de herramientas integradas en sus plataformas para analizar los mercados y la evolución de los valores (algo que muy pocos brókers tradicionales hacen).

Como ves, hay múltiples beneficios a la hora de operar con CFDs respecto a la operativa con acciones del modo tradicional. Por tanto, si quieres comprar acciones para operar en el corto plazo, te recomendamos hacerlo según esta recomendación.

¡No lo hagas al revés!

Quizá te estés preguntando si no se puede hacer al revés. Es decir, comprar acciones a corto plazo para especular con ellas y utilizar los CFDs para invertir a largo plazo. La respuesta es clara: No. No se puede.

Ya hemos explicado que comprar acciones para operar a corto plazo tiene malos resultados, porque las comisiones son muy altas y los potenciales beneficios que puedes obtener se evaporan entre tanta comisión.

Pero… ¿Y por qué no utilizar la potencialidad de los CFDs para comprar las acciones para el largo plazo? Es decir, ¿por qué no aprovechar ese apalancamiento y reducción de comisiones para invertir a largo plazo?

Y la respuesta es sencilla: Porque lo que estás haciendo no es comprar acciones, sino un CFD (un contrato por diferencia). Esto significa que no tienes la propiedad del activo subyacente (en este caso, la acción).

Por tanto, no tienes derecho a cobrar dividendos ni nada parecido, y esto supone un mayor grado de incertidumbre en el largo plazo.

¿Podrías abrir una posición con un CFD y cerrarla años después? En teoría sí, pero es arriesgado.

En cualquier caso, posible es. Es arriesgado, pero no es una garantía de fracaso y de pérdidas como sí lo es operar a corto plazo con la compra real de acciones.

Pero, si quieres nuestro consejo: No te líes. Utiliza la compra de acciones reales para invertir a largo plazo y utiliza los CFDs para operar a corto plazo.

¿Qué acciones puedo comprar usando CFDs?

¿Y qué acciones puedes comprar usando CFDs? Pues prácticamente cualquiera que te interese, aunque es algo que depende mucho del bróker de CFDs que utilices. Cada bróker puede darte acceso a diferentes acciones de diferentes mercados.

En general, es fácil que, en cualquier bróker, encuentres CFDs de las siguientes acciones:

Las 7 claves del éxito de Tesla, o cómo ha llegado a ser la referencia en eléctricos

El Tesla Model 3 se presentó el pasado jueves 31 de marzo y el éxito de las reservas ha tomado por sorpresa a propios y extraños. El sábado 3 de abril ya había más de 276.000 reservas (a 1.000 dólares por coche). Y hace poco, Tesla anunció que abrían las reservas online para nuevos mercados, como Brasil, India, Nueva Zelanda o Sudáfrica.

Con más de 50.000 Model S entregados a nivel mundial en 2020 (frente a los 33.157 vendidos en 2020), lo que supone un crecimiento del 52 %. A esto hay que añadir los 12.420 Model S vendidos en el primer trimestre de 2020, los pedidos del nuevo Model X (ya van 2.400 unidades en el primer trimestre de 2020) y las reservas para el Model 3 (cercanas a las 300.000). Y todo ello en una marca que hace poco más de 10 años no existía. ¿Cómo han llegado tan lejos en tan poco tiempo?

Parece que Tesla nació ayer con el Model S y de la mano de Elon Musk, pero no es el caso. Y a día de hoy, Tesla ha dejado de ser una start up más de Sillicon Valley para convertirse en un fabricante respetado y vigilado muy de cerca (¿temido?) por otros fabricantes. Daimler tuvo una participación no desdeñable en Tesla y le sigue comprando las baterías para el Mercedes Clase B eléctrico.

La compañía fue fundada en 2003 por dos ingenieros de Sillicon Valley, Martin Eberhard y Marc Tarpenning. Éstos se conocieron en 1990 y crearon varias empresas, como Rocket eBook en 1998. Al año siguiente, Eberhard sale de un divorcio y se compra un deportivo. Descubre entonces que le encantan los coches e invierte en un pequeño fabricante de coches eléctricos, AC Propulsion.

Llega Elon Musk

Mientras Ebberhard le sigue dando vueltas al tema start-up y coche eléctrico y en 2003 funda con su amigo Tapperning Tesla. Mientras tanto, en 2001, coinciden con Elon Musk en una charla de la Mars Society de la universidad de Stanford. Elon Musk tiene un historial de éxito con varias start-ups, como PayPal (vendió su participación por 167 millones de dólares) y le gustan los coches (tuvo, entre otros, un McLaren F1 nuevecito). Finalmente, tras las primeras rondas para captar inversores, Elon Musk llega a la compañía en 2005.

La presencia de Elon Musk es para los inversores una garantía de éxito del proyecto. Y es que casi todas las compañías que fundó (directamente o como socio fundador) tuvieron éxito, desde Zip2 hasta PayPal.

Pero Elon Musk no ha sido vital para Tesla solamente para captar los fondos suficientes como para poder comprar la factoría de Fremont (California) a Toyota y a General Motors en 2020 (42 millones de dólares), sino para desarrollar la marca.

El Tesla Raodster fue el ensayo general

Desde 2008, Elon Musk es el CEO (Chief Executive Officer) de la marca y el arquitecto del éxito de Tesla. Y es ese mismo año que Tesla lanza al mercado su primer coche, sencillamente bautizado Roadster.

El Roadster es la idea del deportivo de AC Propulsion hecha realidad. Elon Musk decidió lanzar primero el deportivo antes que cualquier otro modelo. Y no lo hizo de cualquier forma. En lugar de lanzar un «hyper-mega-deportivo-que-arrasa-con-todo» como tantas otras marcas de superdeportivos que no acaban de hacerse realidad, lo hace con un modelo mucho más realista.

Tesla no se focaliza en la velocidad máxima ni la potencia -argumentos habituales de los seudo fabricantes de superdeportivos al carecer de la tecnología de Koenigsegg y Pagani- para centrarse en la aceleración, con un 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos. Dicho de otro modo, ofrece sensaciones reales y verificables por cualquiera.

El modelo es, además, relativamente asequible (poco más de 100.000 dólares) y lo sitúa en el territorio del Porsche Boxster S bien equipado (el cliente de un Boxster S se gasta una media de 15.000 euros en opciones) y del 911 «pelado». Y sobre todo, parte de una base conocida y probada, la del Lotus Elise.

Entre 2008 y 2020 venden unos 2.450 Tesla Roadtsers. Con ello se supone que ganan dinero, pero no como para financiar el desarrollo del Model S. Sin embargo, sí han demostrado a los inversores que la idea es viable y que si ponen más cash en la mesa, ahora vendrá lo bueno y lo serio. En realidad, el Roadster fue un fracaso, tal y como admitió Musk, pero supieron «venderlo» muy bien a los inversores.

La oportunidad

En enero de 2020, Tesla consiguió un préstamo del Departamento de Energía por valor de 465 millones de dólares. A principios de la década de 2000 era impensable y tras los fracasos de varias empresas, como Solyndra o Fisker, es de nuevo totalmente imposible obtener semejante préstamo. Tesla a diferencia de otros no viene sólo con una idea e intenciones, viene con la experiencia del Roadster para validar sus ideas.

Por oportunidad, también hay que pensar que para Elon Musk, el motor de combustió está condenado a medio-largo plazo. Y no es el único en pensar que tanto por razones ecológicas (emisiones, fracking), económicas (coste de los nuevos yacimientos) como políticas (excesiva dependencia de países terceros que juegan a dos o tres bandas -¿Quién ha dicho Rusia y Arabia Saudí?-), la dependencia del petróleo ha de de cesar. Y ahora, que la opinión pública es consciente de ello, es justamente el momento de iniciar el cambio y lanzar un producto adaptado a la futura realidad, antes de que gigantes como Daimler, BMW, Toyota o General Motors hagan ellos también el cambio. Sería entonces imposible enfrentarse a ellos.

El Tesla Model S: atractivo y con autonomía

Con el Model S, Tesla pasa a la velocidad superior. En Tesla saben que para vender un automóvil premium eléctrico que sea funcional y no un simple juguete para aquel que le gusta conducir (caso del Roadster) deben hacer algo totalmente diferente al resto de marcas que han intentado vender un coche eléctrico de gama alta.

El Model S debía ser un coche y no un huevo, como lo eran casi todos los eléctricos. Y si posible atractivo. La idea era que el Model S fuese reconocible como un coche eléctrico al mismo tiempo que un automóvil. Es decir, debía atraer tanto al que busca un coche alternativo como al que simplemente le gustan los coches. Para ello, contrató a Franz von Holzhausen.

Este diseñador estadounidense trabajó en Volskwagen y en Mazda, donde tuvo un papel decisivo en los diseños del Mazda Ryuga y Furai, entre otros. El resultado habla por si solo. Líneas fluidas, elegantes, deportivas y con una falsa calandra para no asustarnos.

Para el Tesla Model S, las prestaciones deben ser dignas de las mejores marcas europeas. Con un 0 a 100 km/h en 5,8 segundos para la versión básica, cumplen ampliamente. Además, anuncian un coche sin mantenimiento pesado durante 100.000 km. En este caso, no acaban de cumplir, pero al ser algo nuevo, parece ser que sus clientes son más clementes con la marca.

En cuanto a la autonomía, el modelo base con batería de 70 kWh es de hasta 370 km. Es algo inaudito hasta día de hoy para un coche 100 % eléctrico.

Dominar todos los procesos a lo Apple

Tanto en Apple como en Tesla el diseño es primordial, así como el contenido tecnológico y el posicionamiento de marca. El diseño atractivo está, el contenido tecnológico también (autonomía, Supercargadores, actualizaciones puntuales, Autopilot), así como el posicionamiento de marca. Tesla es un objeto de lujo que gusta tanto a los geeks como a los petrolheads como a los que sólo quieren un Tesla porque Ben Affleck, Will Smith, James Hetfield (NDLR: ¿¡Qué?!), Alyson Hannigan o Zooey Deschannel tienen uno.

La otra clave del éxito de Tesla, muchas veces pasada por alto, es la de dominar toda la cadena alimentaria , desde la fabricación hasta la venta pasando por el mantenimiento y facilitar que sus clientes recarguen los coches en puntos de carga Tesla.

Tesla no quiere apoyarse sobre concesionarios al uso para vender sus coches. Y es algo que le trae muchos problemas en EE.UU. donde en muchos estados está prohibido que un fabricante venda directamente. No pasa nada, Tesla vende on line y entregan a casa el coche cual pedido de Amazon o, justamente, Apple. Y es que la marca de la manzana tampoco vende a terceros sus productos y vende mucho on line.

El objetivo es así estar seguro que el cliente tiene la misma experiencia de compra en cualquier punto de venta. Además, fortalece la marca Tesla y permite a la compañía ahorrar dinero a largo plazo.

Del mismo modo, está construyendo la Gigafactory en Nevada que le permitiría fabricar sus propias baterías de iones de litio, en asociación con Panasonic, sin tener que depender de un proveedor externo. Este fue uno de los problemas que favoreció el fracaso de Fisker, su proveedor de baterías se declaró en bancarrota.

Supercargadores

Tesla sabe que el gran problema del coche eléctrico es su autonomía. Especialmente en un país, Estados Unidos, donde si bien cogen el avión como nosotros el metro, también usan el coche para casi todo, donde todos las distancias son enormes y les encantan los road trips.

La autonomía del coche es más que suficiente para el día a día, pero no para viajar. No pasa nada, Tesla instala los Supercargadores donde los dueños de un Tesla pueden recargar gratis su coche (el coste está incluido en el precio de venta).

Actualmente, ya hay más de 500 en Estados Unidos y es posible recorrer un Londres-Barcelona, por ejemplo, o incluso bajar de Suecia a Barcelona en Tesla Model S.

Con los supercargadores, Tesla se asegura que sus clientes tendrán siempre donde repostar de forma gratuita (al menos de momento) y dándoles la tranquilidad que casi nunca se quedarán sin energía en la batería. De paso, acostumbran al cliente a la marca Tesla: haga lo que haga con su coche, todo queda en Tesla y no tiene así la tentación de ir ver si la hierba es más verde en casa del vecino. Es otra forma de fidelización de la clientela.

El Model 3 para las masas

Whoa. @TeslaMotors #Model3 reservations already up over 133,000. That means Tesla got $133M tonight. pic.twitter.com/6vmD6kscks

Por último, el Model 3 es también clave en el éxito de Tesla hasta la fecha. Su precio base es de 35.000 dólares, es decir, más o menos el precio medio de un coche nuevo en Estados Unidos y en Europa. Una vez que tienes a medio mundo babeando y hablando de Tesla (NDLR: aquí nos tienes) sobre tus productos de lujo, Model S y Model X, lanzas un producto que muchísima más gente se podrá permitir, ya sea cash o financiándolo. Y es cuando, en teoría, tienes el jackpot.

Si en Tesla consiguen cumplir con las expectativas que se han marcado, sólo quedará recoger los frutos y ver cómo marcas más tradicionales se apuntan al carro de la movilidad eléctrica. Pero Tesla ya tendrá mucha ventaja sobre ellos. ¿Serán capaces de cumplir?

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Like this post? Please share to your friends:
Sitio de opciones binarias
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: